Presentación:




En primer lugar, bienvenidos a nuestro blog.

En él mostramos nuestra colección de módulos, maquetas y dioramas en escala H0, que estamos realizado en los últimos años.

Disponemos de una colección de material rodante de las distintas épocas y compañías, ampliamente fotografiadas, tanto aisladas como en distintas composiciones, siempre buscando la máxima fidelidad a la realidad.

Así mismo, disponemos de una amplia colección de fotografías de tren real de la Península Ibérica, realizadas en los últimos diez años que podéis ver en distintas entradas.

Esperamos que os guste.

Un saludo.



miércoles, 24 de abril de 2013

Cómo construye Ju5 una maqueta. Parte IX.


Una vez terminado todo el proceso de colocación de vía, señalización y catenaria, el siguiente paso que realizamos es la colocación del balasto en la vía.

Lógicamente, si utilizamos vía con el balasto incorporado, no es necesario realizar todo el proceso que vamos a detallar a continuación.

Existen el mercado varias marcas que entre sus referencias disponen de piedra para realizar el balasto de distinto calibre y tonalidad.

Al ser éste una parte importante para el correcto funcionamiento de una maqueta, no merece la pena escatimar en gastos y utilizar otros elementos, que aunque den aspecto de balasto a la vía, a la larga crearan serios problemas en el funcionamiento de la maqueta.

El mejor sistema para colocar el balasto en vía, es el colocarlo en seco, repartiéndolo a lo largo de la misma mediante un pincel o una brocha pequeña. En maquetas grandes, con una gran superficie de vía, merece la pena invertir en la compra de un dispensador de balasto que nos facilitará la colocación del mismo.

La piedra debe de quedar, de forma que los carriles y las traviesas queden limpias de cualquier resto de balasto que puede incluso producir descarrilamientos del material móvil.

En estaciones, con vías secundarias, en vez de utilizar balasto se puede utilizar arena, ya que en la realidad algunas de estas vías están descarnadas de piedra y con el paso de los años las cubren tierra e incluso hierbas.

Atención especial merecen los cambios y cruce cambios, donde hay que tener sumo cuidado para evitar averías en los mecanismos de los mismos.

Para pegar el balasto, utilizamos el conocido sistema de pulverizar cola blanca diluida al 50% con agua, a la que añadiremos unas gotas de detergente líquido (lavavajillas).

La aplicación es sumamente sencilla, siendo recomendable pulverizar primero agua para humedecer el balasto, y a continuación pulverizar el pegamento hasta que penetre perfectamente en toda la superficie de la cama de balasto. En los cambios de aguja, en vez de pulverizar, es recomendable añadir el pegamento con un cuenta-gotas, comprobando que no entre el pegamento en los mecanismos del cambio.

Hay que dejar secar completamente el pegamento antes de retirar restos de piedra que puedan quedar en los carriles o en las traviesas. El tiempo de secado varía según clima o estaciones, pero por regla general es mejor dejarlo 48 horas antes de retocar, o de retirar piedras u otros elementos de la superficie de la vía.

Una vez seco el balasto hay que limpiar los carriles de restos de pegamento, utilizando para ello una goma limpiavías de las que comercializan casi todos los fabricantes. No conviene hacerlo antes de que seque, ya que en cualquier descuido podemos arrastrar balasto que no esté totalmente pegado, arruinando todo nuestro trabajo.




























Locomotora diesel RENFE 10703.


Locomotora diesel RENFE 10703 "Valenciana" arrastrando un corte de plataformas RENFE tipo Ks con carga de alambrón.